La prueba que no Pisa

La verdad es que siempre escuchamos hablar de PISA y sus resultados como una prueba que alimenta un “ranking” para saber quienes están mejor en lectura, matemáticas y ciencias, pero en este vídeo se nos muestran aspectos de la prueba que realmente resultan interesantes.
Quiero destacar, en primer lugar algunos temas que son parte del debate público en muchos países y que al parecer NO ayudan:
 
  • Segregar estudiantes en edad temprana para dirigirlos hacia estudios técnicos o universitarios NO le aporta a esos países mejores resultados. Esto causa un gran sufrimiento en los padres, los cuales se ven forzados a hacer esfuerzos extraordinarios para que sus hijos superen esta etapa.
  • La repetición de año para aquellos alumnos que no aprenden ciertos contenidos, parece ser perjudicial ya que les permite a ciertos educadores manejar la visión de que tienen más oportunidades para volver a intentarlo y fuerza a los gobiernos a dedicar más esfuerzos en esa repetición, que a poner más medios para que se logre el aprendizaje en la primera oportunidad.
  • Creer que los niños que tienen una situación socioeconómica peor no podrán responder académicamente como los que están en una mejor posición. Cuando se demuestra que todos los niños tienen igual potencial si se les da la oportunidad.  Los mejores profesores tienden a acudir a las escuelas con mayores ingresos lo cual favorece que estos alumnos tengan mejores resultados.
Desde el punto de vista de las OPORTUNIDADES se destaca:
  • Un país no tiene que ser rico para mejorar su educación. Pone como ejemplo a Polonia y Shanghái que han mejorado sus resultados siendo países con ingresos inferiores a la media de los comparados.
  • Si la educación es una prioridad se logran mejores resultados. Vamos, que tenemos que creérnoslo a nivel de país como a nivel de cada niño y niña que se educan en nuestras escuelas. Los países que así lo creen también piensan que:
      1. Las habilidades pueden aprenderse, más allá del “soy bueno en esto o en aquello otro”.
      2. Que todos los estudiantes pueden alcanzar altos niveles.
      3. Que valorar a los profesores es importante e invertir en ellos, en su progreso y su formación es fundamental. Esto atrae a los mejores profesores para que puedan ser asignados a los espacios más difíciles donde más falta hacen.
  • Como sociedad, podemos servirnos de todos estos datos y estudios para mantener el debate vivo, controlar el oportunismo político y convocar a toda la sociedad en este empeño.